Almohadillas de los perros

Almohadillas Perros

Vamos a ver las almohadillas de las macotas,

  • ¿Qué son y para qué sirven?
  • ¿Qué problemas podemos tener?
  • ¿Cómo protegerlas?
  • ¿Cómo curarlas si se han dañado?

Para que sirven y que son

Las almohadillas de los perros son una zona recubierta de una piel que contiene una capa de queratina (una proteína que podemos encontrar en las uñas y en los pelos). Es dura y resistente a los roces. Dentro de esta capa de piel hay grasa que ayuda a amortiguar sus pasos y a evitar posibles problemas en las articulaciones.

Contienen glándulas sudoríparas que las ayudan a mantenerlas hidratadas y así, evitar que se agrieten por la sequedad. Como curiosidad, cuando veas a tu perro rascar el suelo al acabar de hacer sus necesidades es que están marcando el territorio con su olor a través de las glándulas.

Problemas que podemos tener

  • Grietas. Son unas de las heridas más comunes de las mascotas y se producen sobre todo por andar en terrenos abruptos, correr en asfalto o superficies ásperas.
  • Quemaduras. El calor puede hacer que nuestra mascota sufra de quemaduras en sus almohadillas. Piensa que el pavimento puede alcanzar 51° con una temperatura de 25° y llegar a los 62° si hay 35°. Por eso te recomendamos usar la regla de los 7 segundos. Pon la mano en el pavimento, si eres capaz de mantenerla si quemarte, es seguro para tu mascota si no, sácalo a pasear a otra hora del día o ponle alguna protección.
  • Traumatismos. Golpes, clavarse un cristal o una astilla es uno de los motivos mas comunes para que se dañen las almohadillas. Estate pendiente de si tu perro se lame las patas o no apoya correctamente su pata en el suelo para detectar un posible problema en sus patas.
  • Hiperqueratosis o engrosamiento de la piel que forma la base de las almohadillas plantares, frecuente en perros obesos y de edad avanzada y está relacionada con la leishmaniosis.
  • Heridas por espigas. Las espigas pueden introducirse por el medio de los dedos de tu mascota y llegar a otras partes de la pata. Es importante revisarlas cuando acabamos de dar un paseo por el campo.

Prevención

Lo mejor para prevenir los problemas en las almohadillas es endurecerlas. Te aconsejamos para ello, que tu mascota camine por distintos tipos de superficie para que estas se habitúen a todo tipo de terreno.

También puedes probar otros remedios como usar cremas hidratantes, zapatos o botas especiales o remedios caseros como la vaselina, aceite de oliva o alore vera.

Recuerda que lo mejor que puedes hacer por tu perro es usar productos 100% naturales.

Curarlas

Existen muchos remedios para curar las almohadillas de tu mascota si se han dañado y dependiendo de su gravedad tenemos que acudir a nuestro veterinario.

Nosotros en Petia, te aconsejamos usar Ambra, spray cicatrizante, que ayudará a tu mascota a recuperarse de su lesión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *